Maus - Review




Maus, creado, escrito y dibujado por Art Spiegelman, sí señores, así como lo leen, el hombre hizo absolutamente todo, es un relato más entre los miles o millones que existen sobre la Segunda Guerra Mundial, pero sobresale entre todos al ser una confesión intima y muy personal, relatada de una forma brillante, divertida, desgarradora y cruda, lo que la hace diferente.

La referencia a este título también la encontré cuando quería leer algo diferente a Marvel, DC, Image, Top Cow, etc., y en todas partes lo citaban como una de las mejores obras perteneciente al genero de la novela gráfica y, la primera en su estilo, en ser ganadora del Premio Pulitzer.

Lo conseguí sin quererlo en una Feria del Libro en Bogotá, cuando andando y curioseando entre estantes lo vi y sin pensarlo dos veces lo agarré ya que solo quedaban tres ejemplares en la pila.  Al rato volví a pasar por el mismo punto y no quedaba ninguno.  Hoy día es un poco más fácil de conseguirla en casi cualquier librería.  La edición leída es en español y al respecto no tengo la "queja" de la traducción pues no fue hecha en España.

Maus relata la experiencia vivida por el padre de Art, Vladek, quien estuvo en el campo de concentración de Auschwitz, y entre todo el drama de sus recuerdos, también se ve la difícil relación entre él en su avanzada edad, su esposa de entonces, y su hijo, Art, quien insiste en que le cuente su historia donde emergen las discusiones de un padre terco y cansado y un hijo arrogante y sin paciencia.  Son dos relatos a la vez, y a mi, personalmente, en esa clase de títulos donde se puede ver algo del interior del autor, sus miedos, sus dudas, sus emociones y contradicciones plasmadas en los personajes, es cuando mas me engancha una lectura.

Art representa con animales a cada uno de los actores del conflicto: los Nazis y alemanes son gatos, los judíos son ratones, los franceses son ranas, cerdos para los polacos, perros y peces para los estadounidenses y los ingleses.

Definitivamente es una historia super recomendada, no es para niños a pesar de los dibujos, sin colores, pero si se podría leer quizá a partir de los 15 o 16 años para entender mejor muchas cosas y no sobresaltarse con otras.  No es fundamental tener conocimiento sobre la Segunda Guerra, pues allí se enmarca la información requerida por la historia para entenderla, sin embargo saber un poco mas del tema logra hacer imaginar un poco más sobre la crueldad y barbarie de quienes desafortunadamente tuvieron que padecerla.

Aquí hay mas detalles técnicos de la historia.

Les dejo la portada de mi edición.



Comentarios